Escribe María Esther Vásquez Martínez, 19 años de edad, originaria de la Sierra Norte del estado de Oaxaca de la comunidad Santa María Tlahuitoltepec.

Las acciones que realiza el Fondo Guadalupe Musalem a favor de la educación de mujeres jóvenes indígenas oaxaqueñas ha tenido un impacto positivo en mi vida. Este proyecto educativo traspasa límites y fronteras intelectuales y espirituales porque al brindar educación a una mujer, desencadenan así la liberación de muchas otras mujeres y de toda una comunidad.

A lo largo de 22 años y con donativos de hombres y mujeres generosas, el Fondo ha apoyado a 145 mujeres jóvenes para continuar con estudios de bachillerato y 38 más con estudios universitarios. Somos mujeres que hemos tenido la oportunidad de ser beneficiadas cada día y que demostramos que existe otro mundo autónomo y libre.

El Fondo crea y representa un hogar para nosotras ya que asistimos una vez al mes a los talleres de capacitación en temas de: salud sexual y reproductiva; liderazgo, igualdad de género, gestión comunitaria, fortalecimiento académico, lectura, escritura, danza, teatro entre otros.

Con la beca de bachillerato que recibí mensualmente, cubrí los gastos para los materiales y útiles de la escuela, pude pagar libros y copias así como adquirir los uniformes y calzados escolares. Fue de gran ayuda para apoyar los gastos alimenticios, comprando el maíz y otros alimentos básicos.

“Al apoyar la educación de una joven oaxaqueña, apoyas a una familia y a una comunidad” han sido siempre las palabras del Fondo; palabras que se viven porque cada mujer que realiza sus sueños y estudios regresa a sus raíces para llevar a cabo sus ideas y acciones a favor de su comunidad.

Con la beca de bachillerato que recibí mensualmente, cubrí los gastos para los materiales y útiles de la escuela, pude pagar libros y copias así como adquirir los uniformes y calzados escolares. Fue de gran ayuda para apoyar los gastos alimenticios, comprando el maíz y otros alimentos básicos.

“Al apoyar la educación de una joven oaxaqueña, apoyas a una familia y a una comunidad” han sido siempre las palabras del Fondo; palabras que se viven porque cada mujer que realiza sus sueños y estudios regresa a sus raíces para llevar a cabo sus ideas y acciones a favor de su comunidad.

Las misteriosas manifestaciones de la naturaleza son para mí lo más asombroso y único, por eso y por muchas razones decidí estudiar Biología, quiero conocer y comprender el lenguaje secreto de la naturaleza, ya que ella misma nos dirá cómo volver a vivir en armonía. Con esta forma de pensar y de soñar es como quiero realizar el bien en mi comunidad que es parte de la naturaleza.

Con mucha alegría agradezco el apoyo que he recibido de las personas bondadosas que conforman este Fondo Guadalupe Musalem, una vez culminado mi bachillerato inicié un nuevo proceso como becaria universitaria.

Realizo mis estudios en la Universidad Autónoma de México (UAM) en la carrera de Biología. Esto no es sólo un logro mío es también un logro de todas y todos aquellos que han apoyado generosamente e incondicionalmente a esta causa.

 

¡Te invito a que te unas a este proyecto educativo!

Conoce más acerca del Fondo Guadalupe Musalem en: https://www.fondoguadalupemusalem.org/

Contacto

Síguenos

Boletín

Share This